Creative Commons License
ultimos poemas a buenos aires by Adriana Stein is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at adrianastein.blogspot.com.

"Ciudad enmascarada que nos escondés el rostro a nosotros tus hijos: ¿Bailan juntos en tus noches los vivos y los muertos? ¿Salen juntos de cacería los vivos y los muertos? ¿Por qué tan larga nuestra vela de armas? ¿Con qué tinta se dibuja tu rostro?´¿Con qué sangre? ¿Mueren de estafa los hombres que mueren para que nuevamente nazcas?" Eduardo Galeano, "La canción de nosotros"

domingo, septiembre 24, 2006

MARCELO


A Marcelo Gelman, mi amigo.
Desaparecido en 1976.
Tenía veinte años.


Ven.
Vamos a sembrar sueños por toda Buenos Aires.
Mientras despega el cometa
de tus ojos
déjame creer un instante
que aún estás aquí abajo
conmigo.

Vení Marcelo.
Lejos de las bombas
lejos
de las astillas de tu casa
y de tus huesos.
Lejos del horror
y del vacío.
Vuelve a ese lugar en el que un día
fuimos.

Vení Marcelo.
Hablemos otra vez
de amor y penas.
Aquí está tu guitarra:
nuestras canciones nos esperan.
Dejemos dormir a la revolución:
está enferma y revienta
Marcelo
después de habernos reventado.
Vení.
Hablemos de nuestros amantes traicionados.
Mejor aún
hablemos
de sus traiciones.
Nosotros
estábamos más allá
de todo eso.
Vení Marcelo.
Vení.
...Déjame creer un instante
que aún estás aquí abajo
conmigo.

Vení.
Buscaremos tesoros entre las telarañas.
La lluvia será de oro bajo los cielos malvas.
Vení.
Construiremos castillos en las alcantarillas
y todo será hermoso
verás:
sonarán las trompetas y saldremos
heraldos
a buscar el príncipe y a buscar la princesa
que sabrán querernos
para siempre jamás.

Marcelo:
mira allí.
Se abre en el horizonte como una perla salvaje
nuestra isla.
¿Recuerdas?
Ese sitio en el que seríamos
eternamente libres
y felices.
Vamos:
Sembraremos de sueños los surcos de la vida.
Déjame creer un instante
que aún existe esa isla
y el futuro es posible.

Vení Marcelo.
Vení.
Déjame llorar tus veinte años segados
tus veinte años
y la eternidad que nos robaron.
Déjame llorar por el tiempo que vendrá
huérfano de vos
desamigado
déjame llorar por el jamás aprendido y encarnado
sobre el boquete infinito de tu ausencia
cierta
como imposible es el olvido.
Vení Marcelo.
Sembraremos de sueños los surcos de la vida.
Vení.
...Déjame creer un instante
que aún estás aquí abajo
conmigo.

1 comentario:

Carlos Paredes Leví dijo...

Hermoso homenaje. Me encantó eso de sembrar Buenos Aires de sueños.....un ejercicio de agricultura onírica propia de individuos excéntricos, cuya paulatina desaparición de las calles (salvo en Corrientes) presagia un doloroso futuro para la especie.
Saludos.

Se ha producido un error en este gadget.

Datos personales

Mi foto
Spain
Yo no soy sólo yo/ este cuerpo en la tierra/ estos ojos/ estos pies/ estas manos./ Yo no soy sólo yo:/ vengo desde muy lejos/ soy los que quise y quiero/ los que son/ los que fueron.

Seguidores