Creative Commons License
ultimos poemas a buenos aires by Adriana Stein is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at adrianastein.blogspot.com.

"Ciudad enmascarada que nos escondés el rostro a nosotros tus hijos: ¿Bailan juntos en tus noches los vivos y los muertos? ¿Salen juntos de cacería los vivos y los muertos? ¿Por qué tan larga nuestra vela de armas? ¿Con qué tinta se dibuja tu rostro?´¿Con qué sangre? ¿Mueren de estafa los hombres que mueren para que nuevamente nazcas?" Eduardo Galeano, "La canción de nosotros"

sábado, junio 07, 2008

CAROLINA


A Carolina Segal, mi amiga.
Secuestrada en 1976.
Tenía veinte años.


En Buenos Aires está naciendo el día
Entre furias y monstruos desatados.
En Buenos Aires está naciendo el día
Enlutecido
Amordazado
Amortajado.

En Buenos Aires, mi ciudad y la tuya
No sé con qué coraje el sol se asoma
A las ventanas desoladas.

En Buenos Aires, bajo un cielo culpable,
Avergonzado; no puedo imaginarme,
Carolina
El alba sin tu risa
Las calles sin tus pasos.

En Buenos Aires
En mi patria toda
En mi país están matando el día.

En Buenos Aires
La que nunca duerme
Tus ojos se cierran ya sobre el espanto
Mientras las sombras mastican tu cuerpo
Apagando tu canto.

Y yo te veo, muchachita querida
Aferrada fieramente a la vida
Defendiendo con tus manos pequeñas
Tu última sonrisa
Y tu ternura.

En Buenos Aires está naciendo el día
Desertado de pájaros.

En el silencio roto por el peso
De tanta vida robada
El llanto de tu hijo te reclama.

Ven a mi lado
No llores, ojos claros
Tu hijo te llama
Cantemos para él.

Ramat Ha Kovesh, 10-09-1976

1 comentario:

Viviana Ackerman dijo...

Me encantó tu poema, Adriana. Lo escuché ayer por primera vez, en el acto de conmemoración por los 108 desaparecidos del Colegio, y mientras sostenía con una mano la pancarta con el nombre de otro compañero, me secaba con la otra las lágrimas que se me caían a raudales por tu canto a mi querida prima Carolina, compañera de infancia y adolescencia, amiga brillante y espíritu vivaz. La vibración inmensa de tu canto, resonando en el silencio emocionado de todos los presentes, iluminó el día y consiguió matar el horror. ¡Gracias! Viviana

Se ha producido un error en este gadget.

Datos personales

Mi foto
Spain
Yo no soy sólo yo/ este cuerpo en la tierra/ estos ojos/ estos pies/ estas manos./ Yo no soy sólo yo:/ vengo desde muy lejos/ soy los que quise y quiero/ los que son/ los que fueron.

Seguidores